Project-Id-Version: PROJECT VERSION POT-Creation-Date: 2016-03-20 22:10-0500 PO-Revision-Date: 2016-03-21 12:16+0900 Last-Translator: NAME Language-Team: LANGUAGE MIME-Version: 1.0 Content-Type: text/plain; charset=utf-8 Content-Transfer-Encoding: 8bit Plural-Forms: nplurals=2; plural=(n!=1); Language: es X-Generator: Poedit 1.8.7

 

zoom_border

 

zoom_border

 

 

 
Menú
Buscar
Agenda
Submenú
 
Primer Seminario Internacional - Desafíos para la construcción de Política Pública en Educación y Tic para América Latina” Bogotá, noviembre 5 y 6 de 2015
Imagen de diego.cortes
Creado: 14-12-2015
Categoría:

Primer Seminario Internacional

“Desafíos para la construcción de Política Pública en Educación y Tic para América Latina” Bogotá, noviembre 5 y 6 de 2015

CONCLUSIONES GENERALES

Este  documento  presenta  las  consideraciones  y  conclusiones  del Primer Seminario Internacional  “Desafíos para la construcción  de Política Pública en Educación y Tic para América Latina”, derivadas   de  las  mesas de trabajo desarrolladas en el evento.  El Seminario, convocado  por  la UNESCO  y el Ministerio  de Educación  Nacional  en el  marco  de la  Semana Tecnologías Digitales en Educación 2015, se realizó en Bogotá, Colombia, los días 5 y 6 de  noviembre de 2015.

El propósito general fue construir un escenario de  encuentro  y  concertación, que  propicie  el  dialogo  regional  a  través  del  intercambio  de  experiencias  y prácticas   exitosas   sobre  las  Tecnologías  de  la  Información  y  Comunicación-TIC-,  definiendo lineamientos estratégicos y presentando los avances que se han dado en materia de calidad educativa en América Latina,  con la intención de coadyuvar al desarrollo y la consolidación de los procesos de integración digital  en la región.

La metodología de este seminario planteó cuatro ejes de discusión: Formación docente; Recursos Educativos y Contenidos Digitales; Desarrollo Institucional y de Sistemas Educativos; e Investigación e Innovación.

La formación docente y el uso educativo de tecnologías digitales.

Esta primera mesa abordó el tema de la formación de docentes en el uso educativo de tecnologías. Los tópicos de discusión fueron la alfabetización mediática e  informacional  de  los docentes en ejercicio y  durante su formación  inicial; el  desarrollo  de capacidades para la integración significativa de tecnologías digitales como mediaciones educativas en procesos escolares; la capacidad de los docentes para generar innovación educativa con el uso de tecnologías digitales; y el papel de la investigación pedagógica sobre el uso de tecnologías en el desarrollo profesional docente.

Las conclusiones señalan que  la  relación  entre formación docente y uso educativo de tecnologías digitales, debe tener como base una mirada ajustada de las expectativas sobre el aporte que este tipo de tecnologías realiza en los procesos educativos, con el propósito de desarrollar las competencias de los estudiantes.

El punto de partida de cualquier política para la formación de docentes en este ámbito, debe tener en cuenta que su propósito fundamental es desarrollar las capacidades que tienen los futuros docentes con los maestros en ejercicio, para beneficiar el aprendizaje efectivo de sus estudiantes, y no el manejo de la tecnología en sí mismo.

Desde esta perspectiva, la política que oriente la formación inicial de los docentes debería contemplar oportunidades para “comprender la tecnología y su impacto social como un fenómeno que transforma los objetos de aprendizaje”. De la misma manera, propiciar que los docentes conozcan los recursos disponibles para el aprendizaje  en las áreas educativas especializadas,  en una dinámica  conjunta  con la comprensión  misma de los objetos de aprendizaje. Se busca en ese sentido, que el conocimiento de los  recursos  no  desplace  la  necesaria  profundización  que  los  docentes  deben  tener  en  la comprensión de  los conocimientos  que dinamizan en  las  aulas. 

Estos  cambios  sugeridos, deben llevar a reconocer la necesidad de renovar el currículo de formación, generando espacios para la interacción entre la formación académica inicial del docente y su formación práctica dentro de los contextos reales de aula, donde se viven las transformaciones que las políticas promueven. De esta manera, desde la formación inicial se prepara a los docentes “dentro” del nuevo contexto, donde se hacen palpables las formas en que hoy se relacionan  las nuevas generaciones con sus realidades a través de la tecnología.

En esta misma línea, y si bien dentro de  la formación inicial los docentes deben tener una preparación básica en la producción  de  recursos  educativos  digitales,  el  énfasis  debería  estar  en formarse  para “provocar dinámicas en sus aulas de clase, que beneficien la apropiación de los conocimientos y el desarrollo de las competencias por parte de los estudiantes, a través de su protagonismo directo”. Promover este enfoque pasa por beneficiar que el maestro en formación inicial participe de experiencias reales en las escuelas a las que en el futuro llegará, incluso como un componente permanente, y sobre todo que pueda tener tutoría e interacción con docentes que tengan un reconocimiento evidente por los resultados de sus iniciativas.

Esto lleva a priorizar dentro  de las preocupaciones  de las políticas de formación,  la selección  de formadores  de formadores,  bajo criterios de experiencia e impacto de su labor y no solo desde perfiles académicos de sus hojas de vida.

Continuidad. En torno al tema de la formación de docentes en ejercicio, es necesario atender la meta de generar en ellos capacidades básicas para el uso de tecnología, pero sin confundir esta meta con su capacidad para promover aprendizajes  con apoyo de tecnologías.  En este sentido, la formación del docente en ejercicio debe estar articulada a partir de un diagnóstico de necesidades asociado a su desempeño en el aula y sobre todo a los mejoramientos que deben provocarse en el aprendizaje de sus estudiantes.

Acompañamiento. Metodológicamente  la  formación  de  docentes  en  ejercicio  debe  beneficiar  la  articulación entre capacitación y tutoría de experiencias reales de uso. Bien sea desde la lógica del acompañamiento situado, la sistematización de  experiencias  o  el  estímulo  a  través  del  reconocimiento,  la  formación  del  docente  en ejercicio debe concentrarse en generar transformaciones concretas del desempeño en el aula.  Cabe anotar, en la misma  línea  en que  se señaló  para  la formación  inicial  docente,  que  este  proceso  de formación  debe  estar orientado a la cualificación de la comprensión docente de los objetos de aprendizaje (por lo tanto del currículo); la comprensión de las metodologías con las que promueve los aprendizajes de sus estudiantes; y solo en un momento posterior, la preocupación por el saber técnico en el manejo de recursos educativos digitales u otras tecnologías.

Tanto en los ámbitos de formación inicial como en los ámbitos de formación continuada o en ejercicio, debe beneficiarse la creación o continuidad de comunidades  de práctica  o aprendizaje,  las redes de docentes y los procesos colaborativos, que han probado su impacto en la sostenibilidad de los procesos de desarrollo docente.

Por otro lado, respecto de la preocupación por el monitoreo y evaluación de los procesos de formación docente en el uso educativo de tecnologías digitales, se anota la necesidad de entender que los indicadores de alcance y cobertura de los programas, deben complementarse con indicadores de apropiación vinculados a la capacidad manifiesta de producir recursos educativos digitales de manera colaborativa con sus estudiantes, la generación de transformaciones en la práctica docente y sobre todo en relación constante con el mejoramiento de los resultados de los estudiantes.

Finalmente, se señala la necesidad de pensar la formación docente  de la mano de  la actualización  de los marcos curriculares nacionales, pues de nada sirve tener docentes mejor formados y más capaces de promover aprendizajes en sus estudiantes, cuando los propósitos y contenidos que se vinculan en la práctica de aula no se ajustan a las competencias que el contexto global y local reclama de los estudiantes. Este elemento llama a una reflexión obligatoria sobre el tipo de educación, escuela y en últimas de sociedad, que son necesarias para enfrentar los desafíos actuales y venideros.

Recursos y Contenidos Educativos Digitales.

Esta  mesa  temática  abordó  el  problema  de  la  producción,  distribución  y  acceso  a recursos educativos y contenidos educativos digitales, llamando la atención particularmente sobre los recursos educativos abiertos. La mirada de esta mesa  buscó  ofrecer  orientaciones  para  dinamizar  la  gestión  de  este  tipo  de  contenidos,  no solamente al interior  de cada uno de los países de la región,  sino ante todo desde opciones  que permitan la integración regional.

Las conclusiones de la mesa de trabajo señalan que los contenidos educativos digitales no pretenden reemplazar la labor docente sino que su objetivo es apoyarla. Así, el enfoque pedagógico, tecnológico y comunicativo  de los contenidos debe estar relacionado con el del contexto actual y con la proyección que se le quiera  dar. Las herramientas tecnológicas deben ser  integradas  al currículo  y  estar potenciadas  en las prácticas  pedagógicas. 

La educación  actual  está más frecuentemente  pensada como un proceso deductivo; no obstante, la evidencia muestra que el aprendizaje parte de la acción, de la reflexión a la comprensión (teoría) y a la conceptualización. Esta mirada del aprendizaje debe ser privilegiada en la producción de contenidos  educativos,  reconociendo  que si bien no todos los contenidos  son pedagógicos, todos tienen potenciales educativos.

Un contenido educativo digital debe propiciar la reflexión y favorecer la construcción y resignificación de nuevo conocimiento. Los contenidos educativos digitales deben ser configurados, de manera que presenten al estudiante información básica que  promueva la construcción de conocimiento en torno a su uso en situaciones significativas. Los contenidos deben ser diferenciados por niveles de escolaridad para atraer las audiencias. Esto se refiere a que al interior del universo de los estudiantes  también hay diferentes  segmentos de aprendices,  los inquietos, los que buscan, los que producen, los que consumen. De esta manera, el proceso de creación de una postura crítica en los estudiantes se puede dinamizar desde la escuela.

Por  esta  razón,  debe  pensarse  en  Recursos  Educativos  Digitales  integrados,  articulados a  los currículos nacionales,  que permitan  incidir  en la efectividad  en los procesos  de aprendizaje.  No es necesario  el cambio del currículo, pero si la integración de los contenidos digitales.

En torno al tema de la accesibilidad de los recursos, se señala la necesidad de contar con bancos de contenidos de calidad que respondan al criterio de multiplataforma,  sin importar la cantidad de los mismos.  Igualmente, se requiere que exista un monitoreo permanente a los recursos educativos digitales que garantice su funcionamiento permanente;  es  decir,  un  equipo  de  control  de  calidad  técnico. Se  señala,  así  mismo, que la infraestructura tecnológica debe pensarse desde diagnósticos diferenciados de las necesidades educativas detectadas y no solo desde medidas masivas, que terminan generando inoperancia u obsolescencia de los recursos.

Como un punto especial, se hace un llamado a reconocer y articular el papel que medios tradicionales  siguen teniendo  en  el  escenario  educativo.  Particularmente,   reconocer los  contenidos  análogos  como  revistas, periódicos,  la radio y la televisión,  que siguen siendo un instrumento  para el acceso a la educación,  dada su cobertura,  siempre y cuando tengan contenidos educativos de calidad.

En torno al tema de monitoreo  a la producción  y uso de los contenidos  educativos  digitales,  se reconoce  la complejidad de un escenario que llama a crear modelos que integren la necesidad de visibilizar los tipos de uso y acceso más efectivos de acuerdo con los contextos nacionales, pensados desde el aula y la institución, pero que abarquen el uso fuera de estas; en conjunto, información sobre el impacto de los mismos sobre los aprendizajes efectivos de los estudiantes, en el corto y mediano plazo.

En  este  sentido, se rescata  el  papel  de  los  gobiernos,  a  través  de  políticas  de  Estado,  en  la  generación  de lineamientos, sistemas de acceso, plataformas o bancos de contenidos, sistemas e instrumentos de monitoreo y procesos participativos de análisis de resultados e impactos del uso de recursos.

Finalmente, se señala que existen algunos retos por superar: Propiedad intelectual; reconocimiento a la creación de los MOOC; el manejo de la privacidad y la seguridad; la articulación de la investigación  en enseñanza y aprendizaje  con  recursos  digitales;  la  garantía  en  el  acceso  a  todos  los  dispositivos;  entrenamiento de  profesores  y certificación de expertos para crear contenidos significativos en varios campos, no solamente el educativo.

Instituciones Educativas, Sistemas Educativos y Tecnologías Digitales.

 

Esta mesa temática abordó el problema de la transformación de las instituciones educativas y los sistemas en que se inscriben,  a la luz de la integración  significativa  del uso de tecnologías  digitales  en sus proyectos educativos.  Aquí se pretenden revisar los aprendizajes  de las experiencias exitosas, que deberían escalarse a las políticas públicas que dinamizan proyectos y recursos de transformación en la escuela, la universidad y otras instituciones educativas de carácter no formal.

A este respecto, se creó consenso sobre la  necesidad de  garantizar  la estabilidad de las  políticas, más allá del tiempo de los gobiernos, para que mantengan los programas. Debe existir una visión compartida en las IE, debe haber claridad en los roles de los diferentes actores educativos (docentes, rectores, estudiantes, padres de familia) para que todos avancen hacia la misma meta.

En este sentido, cada institución educativa debe contar con un plan de gestión de uso de tecnologías digitales, que haga de hoja de ruta en el mediano plazo frente a necesidades diagnosticadas de manera contextual, pero con referencia a metas nacionales y regionales,   desde un modelo de escuela que integre a todos los actores. Esta necesidad pone de manifiesto dos necesidades en torno a la gestión institucional de las tecnologías digitales en educación: por un lado, la  articulación Ministerio-Entidades Territoriales-IE-Comunidad  Educativa; y por otro lado, el papel de los gestores educativos en la institución. Se rescata la necesidad de promover gestores especializados en implementación  de  tecnología  dentro  de  las  instituciones,  con  capacidad  para generar procesos participativos y atender necesidades técnicas. 

Así mismo, es necesario consolidar modelos que progresen de la dotación de equipos o redes, a la sostenibilidad  en apoyo técnico al uso de esas infraestructuras,  de manera que se genere confianza para el uso efectivo de los recursos que se disponen. Este tipo de servicios de apoyo técnico se reconocen como  un  facilitador  de  la  sostenibilidad  de  la  integración  de  las  tecnologías  y  como  una  herramienta  de mejoramiento  en la eficiencia  en el uso de los recursos. Es necesario  documentar  los procesos que viven las instituciones, identificando y socializando sus aprendizajes en todas las dimensiones que se afectan a través de los proyectos.

A nivel  del monitoreo y seguimiento de  este  tipo de proyectos, se  señala la necesidad de integrar enfoques cualitativos y cuantitativos, lograr representatividad de los contextos y actores, así como la prioridad que debe tener  la  consolidación  de   líneas  de  base,  con  indicadores  que  permitan  la comparabilidad de  los procesos realizados. Se señala la necesidad de tener evaluaciones de impacto por parte de organizaciones independientes de los promotores de los proyectos, en tiempos oportunos y a través de dinámicas que integren metodologías e instrumentos desarrollados específicamente para la región.

Por último, se señala la necesidad de que las organizaciones territoriales y las instituciones educativas tengan informes diferenciados, que permitan valorar su  avance de manera comparativa, al tiempo que les permita identificar su propio camino en el proceso de generar calidad educativa a través de la integración de tecnologías digitales.

Investigación, innovación y desarrollo en el uso educativo de las tecnologías digitales.

 

Esta mesa temática  abordó el problema  de la articulación  de los sistemas de ciencia y tecnología  con los sectores  educativos, con el propósito de  generar  sinergia  entre  la  investigación  científica,  la  innovación tecnológica y el desarrollo social que se genera a través de procesos educativos escolares y sociales.

Los  aportes  de  esta  mesa  giran  en  torno  a  promover  líneas  de  investigación  en  el  uso  educativo  de tecnologías digitales, en los siguientes tópicos:

  • Tecnologías  digitales  para la equidad educativa   
  • Pedagogía  y  didáctica    con  uso de  tecnologías    digitales   
  • Actores  y  roles en educación con uso de tecnologías digitales   
  • Evaluación y prospectiva de política educativa pública con uso de  tecnologías    digitales.

Igualmente, la mesa resalta el papel de los observatorios de uso educativo de tecnologías, como una estrategia fundamental  para  brindar  insumos  para la toma  de decisiones  en la política  pública  y hacer  monitoreo  a la misma; lograr la articulación de diferentes actores públicos y privados que comparten intereses en el sector educativo y de desarrollo tecnológico;  y particularmente,  como un medio para favorecer la integración regional de actores políticos, académicos y empresariales, para la formulación de metodologías e indicadores comparables.

Finalmente, se señala la necesidad de una segunda generación de indicadores que midan de manera articulada el uso educativo de las tecnologías  digitales,  pero en relación  a la forma como estas promueven  aspectos como la innovación  educativa,  la equidad  y el desarrollo social en sus diferentes dimensiones y niveles. Se resalta particularmente la  perspectiva  de  vincular  la  investigación  con  uso de  “big data”,  como  aproximación  a  la complejidad de la realidad de la que se pretende dar cuenta.

A manera de cierre temporal, vale la pena señalar que esta visión conjunta que se ha generado en el Primer Seminario Internacional “Desafíos para la construcción  de Política Pública en Educación  y Tic para América Latina”, tiene una continuidad en la maduración del presente documento, a través del enriquecimiento  que solo pueden darle los actores participantes y, sobre todo, el diálogo con la realidad en la que habitan los retos que compartimos, para hacer de la educación el motor efectivo del desarrollo humano de nuestras naciones.