Docentes y Directivos de BásicaEstudiantes básicaFamilia y ComunidadInvestigadoresEstudiantes SuperiorDocentes y Directivos de Superior
Usted está en:
Colombiaaprende > Educación en prensa
Se reabre el debate sobre la creación del grado 12 de bachillerato
Los que están a favor dicen que podría enseñar algo técnico y mejorar la calidad; los que están en contra argumentan falta de recursos. El rector de la Universidad Nacional, Marco Palacios, volvió a poner el tema: crear un grado doce en colegios oficiales y privados para mejorar la calidad de la educación y atrasar el ingreso de 'niños' a la universidad.

Palacios hizo la propuesta a raíz de que su institución tendrá un revolcón en el plan de estudios que incluye carreras de cuatro años con la posibilidad de dedicar uno adicional a una especialización, así como el ingreso a una facultad y no a una carrera específica, pues el bachiller estudiará durante un año materias comunes a diferentes programas y al cabo de ese tiempo escogerá en cuál carrera especializarse.

"Los estudiantes que están saliendo de los colegios no cuentan con preparación para eso porque salen muy jóvenes, de 15 y 16 años, y no tienen las bases en lectura, escritura y análisis, por ello se requiere un grado doce", dice Palacios.

Y como sucedió en 1999, cuando el ministro de Educación de entonces, Germán Bula, anunció que el país tendría un año doce, rectores, docentes y pedagogos de colegios están preguntándose cuál sería el objetivo, para qué serviría, qué se enseñaría, por qué crear otro año si aún no se cumple con la cobertura de los que hay, cómo se podría costear si ni siquiera existen recursos para financiar los nueve años de educación básica que señala la Constitución Nacional.

"En Colombia no tenemos una educación básica sino mínima -señala Víctor Manuel Gómez, director del Instituto de Investigación en Educación de la Nacional-. Definir como educación básica obligatoria un nivel de solo nueve años implica una clara contradicción con las tendencias internacionales que postulan doce en educación como mínimo requerido para poder participar en las sociedad moderna".

Estudiantes de colegios internacionales de Colombia lo sintieron alguna vez. Al llegar a universidades, especialmente de Europa, encontraron que su título de bachiller con grado once no era válido porque la mayoría de países cuenta con grado doce, incluso varios tienen trece, como Alemania, por lo cual tenían que cursar uno o dos años adicionales para emparejarse con los estudiantes.

"A raíz de esa situación nos dimos cuenta de que nosotros sí teníamos doce años -cuenta Armando Albarracín, director de secundaria del Colegio Alemán de Cali-: prekínder, kínder y un preparatorio que en realidad era un primer grado".

Ese grado, más los otros once (cinco de primaria y seis de bachillerato) daban los doce grados que fueron creados desde los inicios del colegio, precisamente para responder a lo que se planteó en su Proyecto Educativo Institucional (PEI).

"Para enseñar alemán, física y química desde octavo grado y no desde décimo, como sucede en la mayoría de colegios, así como otras materias no podríamos hacerlo si no contamos con un grado de más", dice Albarracín.

Lo mismo señalan otros colegios internacionales como el Leonardo Da Vinci, de Bogotá. Por tener un plan de estudios y un sistema diferente de enseñanza requieren de tiempo adicional. Además, algunos entregan doble título de bachiller: el colombiano y el del respectivo país de procedencia de la institución, por lo cual si ese país tiene una educación de doce años, acá debe ser igual.

Colombia, ¿rezagada?

Según la consultora en educación Elsa Castañeda, en América Latina también se está implementando, es el caso de Chile y Argentina.

"En términos de equidad el grado doce tiene sentido para habilitar a los jóvenes a ingresar al mundo del trabajo, pues sirve para enseñarles una competencia específica que les otorgue un título", dice Castañeda y pone como ejemplo archivística, operadores de máquinas y técnicos en sistemas.

Eso es lo que sucede con las normales superiores colombianas desde 1997, cuando se les ordenó que para entregar título de normalista a sus egresados estos debían cursar dos años adicionales (doce y trece) para prepararse en un área específica.

Edith Posada, por ejemplo, terminó en el 2002 y obtuvo su título de bachiller pedagógico, pero este año regresó a la normal donde estudió, la Escuela Superior María Auxiliadora, de Copacabana (Antioquia), para cursar dos años más con énfasis en inglés.

"Trabajé este tiempo como docente en un jardín infantil y en un colegio, pero decidí volver porque quiero estudiar en la universidad". Doce y trece los cursará en la normal, pero también en la Universidad de Antioquia que tiene convenio con su institución.

Vínculos con las 'U'

Precisamente, los pedagogos y expertos que están de acuerdo con la tesis de Castañeda señalan que los convenios con universidades e instituciones no formales son una buena manera hacer eficiente el grado doce.

Ese será uno de los planteamientos que la próxima semana harán planteles técnicos del país en la conferencia 'La educación media y su articulación con la educación superior y el mundo del trabajo', que se realizará en Medellín en el Instituto Tecnológico del Trabajo.

Según la directora de servicios académicos del instituto, Gabriela Cadavid, la idea es que en décimo y once los bachilleres fundamenten las competencias básicas en comunicación, lectura, matemáticas y demás, y en doce tengan la posibilidad de hacer un énfasis en ciencias naturales, artes o en una técnica, que les permita ingresar al mundo laboral. Sería también una especie de orientación profesional para aquellos que no tienen claro qué camino coger.

El director del Instituto de Investigación en Educación de la Nacional es de los que avala la propuesta porque considera que el país no tienen una política para la educación media (décimo y once), razón por la cual un porcentaje alto de estudiantes abandonan el colegio. "Salen del bachillerato académico y no consiguen ni trabajo ni cupo en la universidad. Los estamos engañando", dice.

"Sí hay una política", responde la viceministra de Educación, Juana Díaz. A reglón seguido señala que existen directrices para que los colegios enseñen competencias laborales generales a los estudiantes (trabajo en equipo, flexibilidad, etc.), además se están apoyando proyectos que buscan enseñar un área técnica.

"La solución para mejorar la educación media no es crear un grado doce, es creando planes de mejoramiento y de acreditación en los colegios -señala la Viceministra-. Un nuevo grado traería más problemas porque no hay infraestructura, maestros ni más recursos".

Francisco Cajiao, asesor de la Secretaría de Educación de Bogotá, es más duro con la apreciación: "es una propuesta boba y loca en el contexto colombiano. No hay recursos ni siquiera cobertura universal".

Dice que el problema de que los jóvenes salgan pronto se resuelve dándoles preescolar, pues el grado cero aunque es obligatorio no existe en todos los colegios oficiales.

Tomado de El Tiempo
Por:
Ángela Constanza Jerez
Subeditora de Vida de Hoy

el Tiempo, artículo, Se reabre el debate sobre la creación del grado 12 de bachillerato,
¿Cómo Navegar?Condiciones de UsoMapa del SitioQuiénes SomosContáctenos
Punto de Encuentro
Proyectos Colaborativos
Redes de Aprendizaje
Redes de aprendizaje
Docentes Publican
Foros
Chat
Centro de Recursos
Banco de Proyectos
Experiencias Significativas
Mediateca
Objetos de aprendizaje
Sitios Educativos
Edusitios
Atlas Afrocolombianos
Buscando Carrera
Buscando Colegio
CERES
Concurso de Cuento
Educación Artística
Educación Rural
Expediciones Botánicas
Gestión Educativa
Historia Hoy
Inglés para Todos
Mil Maneras de Leer
Mundos de Aprendizaje
Planes de Mejoramiento
Primera Infancia
TemáTICas para Directivos
Herramientas
Correo Electrónico
Disco Duro
Traductor
Calculadora
Material de Referencia
Bibliotecas Digitales
Enciclopedias Digitales
Diccionarios