Docentes y Directivos de BásicaEstudiantes básicaFamilia y ComunidadInvestigadoresEstudiantes SuperiorDocentes y Directivos de Superior
Usted está en:
Colombiaaprende > Educación en prensa
Los colegios hacen esfuerzos por recuperar lugares con problemas ambientales
Desarrollan planes que involucran a los alumnos con temas de biodiversidad, como deforestación, basuras, tala de árboles y estancamiento de aguas. El propósito de que los jóvenes creen vínculos con el medio ambiente se hace realidad cada vez más. Y el interés de ellos por estos temas también se ha incrementado gracias a los avances que se han dado con los Proyectos Educativos Ambientales (Prae).


Uno de esos establecimientos es el Gimnasio Femenino, de Bogotá, cuyos alumnos de noveno grado participaron en una caminata programada por Clorofila Urbana, una corporación que genera, mediante experiencias al aire libre, espacios de reflexión que ayuden a educar a los jóvenes sobre el medio ambiente. Su ideal es involucrar a los estudiantes con la biodiversidad que los rodea y que aún no conocen.

Los estudiantes recorren el camino en piedra de la cordillera Oriental, respiran el olor fresco en el que se entremezcla el pino y el eucalipto, y reciben unas gotas de lluvia en el ascenso hacia la iglesia de La Valvanera, en Chía (Cundinamarca). Las jóvenes descubren un lugar con vegetación típica de páramo bajo y bosque alto andino. Pero al terminar la ruta les aguarda una sorpresa: un resguardo indígena, donde tendrán una experiencia única. Se trata del Bohío, un lugar sagrado de los muiscas, donde purifican el cuerpo con tabaco, fuego e incienso, en un antiguo ritual revivido que las obliga a prestar atención con respeto y curiosidad, y que les enseña la historia de la creación del mundo según esta cultura indígena.

El propósito de que los jóvenes creen vínculos con el medio ambiente se hace realidad cada vez más. Y el interés de ellos por estos temas también se ha incrementado gracias a los avances que se han dado con los Proyectos Educativos Ambientales (Prae). Programas que, gracias al decreto 1743 de agosto de 1994, plantean una vía alterna para que las comunidades y sus instituciones educativas participen en el mejoramiento ambiental de su localidad.

La norma establece que en el currículo de los planteles se vincule obligatoriamente la elaboración de estos proyectos, lo que quiere decir que el medio ambiente está siendo trabajado desde las diferentes aulas del país. Colegios públicos y privados están haciendo un gran esfuerzo por recuperar lugares cercanos que sufren problemas de deforestación, acumulación de basuras, tala de árboles y estancamiento de aguas negras. Las soluciones aplicadas por los alumnos han sido estrategias formales que elaboran los docentes del departamento de ciencias de los planteles.


 

Lo importante es recuperar

Humedal La Conejera Suba (Bogotá)

Ricardo Arias, de 11 años, lucha diariamente contra la inconciencia de la gente que no sabe que afecta el bienestar del humedal La Conejera, en Suba."Lo más importante son los trabajos de recuperación. Para ello, sembramos árboles", dice este estudiante del Colegio Liceo Ecológico del Norte, de Bogotá.

"El humedal es un aula abierta y en ella aprendemos sobre fauna, flora y conceptos para la vida futura –sostiene Ricardo–. Hace 10 años había máquinas trabajando y botaban los desechos en el humedal, por eso empezamos a recolectar basura y a reciclar. "Pero lo más grave es que hay aguas negras apozadas y como el humedal actúa como esponja y absorbe las aguas lluvias y las aguas residuales de la ciudad, los estanques perdieron dos especies de peces: el aguapucha y el capitán". Ricardo ahora quiere evitar que la construcción de la avenida Longitudinal afecte el ecosistema del humedal. "Querían hacer un puente y les explicamos que si lo hacían tenían que instalar luces artificiales y estas confundirían a las aves porque habría luz todo el día y los pájaros que duermen de noche no lo podrían hacer, eso complicaría el ciclo natural", afirma.

Vida al mangle

Manglar de Paso Nuevo. San Bernardo del Viento (Córdoba)

María Victoria Guerrero ha dedicado parte de sus 15 años a trabajar en pro del medio ambiente con la Institución Educativa Paso Nuevo. Ella, al igual que sus compañeros, se fijó la meta de mejorar la cultura ambiental de su ciudad y salvar el manglar. "La deforestación es el problema más preocupante. Hace años la gente invadió el manglar e hizo una urbanización. Entonces, el mar empezó a comerse el manglar. Nosotros sembramos nuevamente semillas en cuatro hectáreas, evitando la erosión marina pues el mangle la detiene. Yo digo que el manglar es una salacuna, porque en él hay especies pequeñas que se alimentan y se reproducen, viven de los árboles y se mantienen a salvo allí. "Es importante conservar el manglar. De allí sacamos alimentos como el cangrejo, que es una fuente alimenticia básica. Nuestro avance es que ya no cortan árboles como antes".

Educar para sembrar

Cuenca San Francisca. Vereda La Palma, San Cristóbal (Antioquia).

Janine Bernal cursa octavo grado. Tiene 13 años, y asegura que a diferencia de muchos, ella sí hizo algo bueno por el medio ambiente. "El problema real de esta cuenca radica en las prácticas inadecuadas, en el mal manejo de los pesticidas y las basuras, que provocan la erosión. Antes, en la cuenca había peces de varios colores, pero ahora no hay ni una sola especie. Se perdieron junto con la pureza del agua, que contaminó la naturaleza. Cuando quisimos conocer el origen del problema encontramos que todo era por la cultura de las personas que viven en la vereda. Nos reunimos y decidimos que lo mejor era empezar por educar a los habitantes, luego creamos un vivero con las plantas nativas del lugar y por último sembramos semillas que la gente nos donaba.

"Los campesinos acabaron con la palma de cera, hasta que quedó una reserva mínima, esa era una de las riquezas de nuestra vereda. Por otro lado, ellos, sin saberlo, sembraban de forma vertical y cuando llovía se arrastraba la tierra hacia la cuenca y esta se contaminaba con los químicos de los sembrados". Aunque el problema, como asegura Janine, no ha disminuido, sí se logró educar a los habitantes. "Lo ideal es ver el agua cristalina, como alguna vez lo fue y que las otras generaciones sigan cuidando la cuenca".


Pasos para desarrollar un PRAE

  • Formar un equipo de trabajo para llegar a acuerdos y metas.
  • Identificar problemas y posibles soluciones en cada región o localidad. Se escoge el más urgente para evaluar si hay solución.
  • Ubicación del área del proyecto. Es necesario conocer el lugar para una mejor comprensión y evaluación.
  • Búsqueda de alternativas. Delimitar las metas y tener en cuenta el tiempo y los recursos. Estructurar el proyecto. Plantear actividades que van a permitir la solución mediante un cronograma.
  • Ejecución del proyecto, respetando tiempo y tareas asignadas.
  • Evaluación. Examen sobre los logros alcanzados.

Tomado de El Tiempo


problemas ambientales;biodiversidad;programas ambientales;medio ambiente;ecosistema;educación ambiental
¿Cómo Navegar?Condiciones de UsoMapa del SitioQuiénes SomosContáctenos
Punto de Encuentro
Proyectos Colaborativos
Redes de Aprendizaje
Redes de aprendizaje
Docentes Publican
Foros
Chat
Centro de Recursos
Banco de Proyectos
Experiencias Significativas
Mediateca
Objetos de aprendizaje
Sitios Educativos
Edusitios
Atlas Afrocolombianos
Buscando Carrera
Buscando Colegio
CERES
Concurso de Cuento
Educación Artística
Educación Rural
Expediciones Botánicas
Gestión Educativa
Historia Hoy
Inglés para Todos
Mil Maneras de Leer
Mundos de Aprendizaje
Planes de Mejoramiento
Primera Infancia
TemáTICas para Directivos
Herramientas
Correo Electrónico
Disco Duro
Traductor
Calculadora
Material de Referencia
Bibliotecas Digitales
Enciclopedias Digitales
Diccionarios