Docentes y Directivos de BásicaEstudiantes básicaFamilia y ComunidadInvestigadoresEstudiantes SuperiorDocentes y Directivos de Superior
ChatCorreoDisco duroForo> Contáctenos
Diversidad y Equidad
Informacion General
PERsistencia con la educacion rural

 

En el Centro Educativo Rural Casadilla Bajo, ubicado en Machetá (Cundinamarca), están los 16 estudiantes de quinto grado que obtuvieron unas de las mejores calificaciones en ciencias naturales, entre los alumnos de los colegios y escuelas públicas del país en las pruebas Saber de 2003.

El informe, que presentó el Ministerio a mediados del mes de julio, reveló que entre colegios públicos y privados, 25 instituciones de poblaciones rurales se encuentran en la lista de las 50 mejores... y Casadilla Bajo está ubicada en el quinto puesto nacional.

Cundinamarca es uno de los 27 departamentos que participan en el Proyecto de Educación Rural (PER), liderado por el Ministerio y financiado con recursos de un crédito del Banco Mundial, con contrapartida de la Nación y aportes de las alianzas departamentales.

El Proyecto Nacional de Educación Rural cuenta con 10 Alianzas Estratégicas Departamentales y 17 convenios con departamentos que cubren los municipios seleccionados por cada uno de ellos. Los departamentos cofinancian la adaptación local, la impresión de materiales educativos y la capacitación de docentes. Además, desarrollan el sentido de cooperación y planeación participativa, producto de la vinculación de la comunidad local en el diseño del diagnóstico municipal y en la elaboración de los planes operativos.

El esquema de alianzas del PER posibilita implementar planes de educación y subproyectos municipales, por medio de la asistencia técnica de entidades públicas y privadas.

En Cundinamarca, la pertinencia del proyecto ha sido de tal magnitud que, a pesar de haber ingresado al Proyecto Nacional de Educación Rural en la segunda etapa de ejecución (año 2001), hoy en día se toma como modelo nacional por su nivel de liderazgo, compromiso, resultados y ejecución comprobada.

De los 116 municipios del departamento, inicialmente había espacio para 10, pero 48 cumplían con los requisitos establecidos. La gran mayoría quería participar, por ser la educación rural una prioridad contemplada en el Departamento.

Gracias a los recursos suministrados por el Ministerio en 2003 y a los propios y de los aliados, se posibilitó el ingreso de otros 29 municipios, en ese mismo año. Cundinamarca se da el lujo de cubrir actualmente a 52 municipios. De estos, el 70% tienen los mayores índices de ruralidad, necesidades básicas insatisfechas y bajos porcentajes de cobertura y calidad educativa.

El PER en Cundinamarca es ejemplo de cobertura y las cifras lo demuestran: entre el año 2002 y 2003 se lograron 9.262 nuevos cupos para Preescolar, Primaria y Secundaria en los 21 municipios pioneros. En cuanto a los 31 nuevos municipios, la meta lograda en 2004 es de 9.748 estudiantes nuevos. Se superan así las metas previstas en los dos grupos de municipios. Para 2005 se espera atender a 2.315 nuevos estudiantes.

Una de las maneras para ampliar la cobertura con calidad fue la utilización de siete opciones pedagógicas: Aceleración del Aprendizaje, Escuela Nueva, Telesecundaria, Posprimaria, SAT, Cafam y Preescolar escolarizado y no escolarizado. Implementación que ha estado acompañada de una adecuada estrategia de divulgación, que permitió identificar los municipios interesados en fomentar el acceso y la permanencia de los estudiantes con un ejercicio de planeación que implicó la participación de diferentes actores en el proceso.

De allí que el éxito en la implementación de estos modelos, radique en el adecuado diagnóstico de las necesidades educativas de cada municipio. Por ello el equipo técnico municipal es el encargado de identificar los mayores problemas de su población escolar y los modelos más pertinentes para resolverlos. Este paso es fundamental para que el departamento, los aliados no municipales, los municipios y la Nación comprometan sus recursos.

De esta forma, la participación de la comunidad en el proceso de planeación del PER, junto con la aplicación de estrategias de asistencia técnica departamental que tienen en cuenta el fortalecimiento de la gestión rural local y las orientaciones para las acciones en convivencia, constituyen la principal fortaleza del proyecto en Cundinamarca.

Este es un programa formal y presencial diseñado para niños y niñas de cinco años, en el que se promueve su desarrollo cognoscitivo, comunicativo, corporal, ético y estético. La naturaleza es el referente para aprender a leer, escribir, sumar o reconocer las figuras geométricas, entre otros temas.

"Con el programa de preescolar he podido dar respuesta a la actualización educativa", afirma Gloria Cecilia Oñate Flores. licenciada en preescolar con especialidad en medio ambiente. En La Victoria, una institución educativa de Choachí (Cundinamarca), Gloria les transmite el amor a la madre tierra a sus alumnos.

Los más pequeños cultivan plantas aromáticas, y aprenden que con m se escribe manzanilla, matricaria y menta; con t, tomate y toronjil, y que un cuadrado es una figura geométrica como el surco de su cultivo. Además, ya saben que la caléndula sirve para curar las heridas y que la limonaria no crece en Choachí porque necesita un clima más cálido.

Aunque el proyecto se inició en materas, hoy en día se hace en un pedazo de tierra localizado al lado de la institución, en donde las plantas han crecido exitosamente. De hecho, las comercializan y en las tiendas les compran a mil pesos el manojo de hierbas aromáticas.

Hoy en día, Gloria recuerda con nostalgia y felicidad que con los primeros ahorros, le compraron a cada niño un cuento, un lápiz y una bolsita de dulces para celebrarles su día.

 

Escuela Nueva, es un modelo pedagógico para la primaria de los niños de zonas rurales, en el cual se usan textos interactivos, para cuya comprensión el maestro cumple especialmente un rol de facilitador del aprendizaje.

Uno o dos docentes se encargan de varios cursos, orientando el uso de los materiales pedagógicos ubicados en los llamados "rincones de aprendizaje", que constan de guías para alumnos, una biblioteca y manuales para los docentes. Actualmente este programa se encuentra organizado, planificado, concertado con la comunidad, con los municipios y es acorde con cada realidad.

Pero de la aplicación de este programa en Cundinamarca, el que más conoce es Julio Antonio Villamil, un santandereano que vive hace muchos años en la vereda de Santa Isabel en Guasca, Cundinamarca. Sus tres hijos han estudiado en el programa de Escuela Nueva. Vivir con ellos el proceso de su educación, y acompañarlos en el aprendizaje y en la investigación que esta conlleva, lo ha hecho un convencido de las ventajas y los beneficios de este programa.

Para Julio Antonio Escuela Nueva resulta ser exigente, no sólo para los estudiantes sino para los padres y los maestros pero entiende que esto hace que la atención sobre quienes estudian se vuelva permanente ya que todos participan, acompañan y colaboran a los alumnos. "Si mis hijos ya no asistieran asistir a la escuela, yo seguiría acompañando a los estudiantes en este proceso porque vale la pena", concluyó.

Esta metodología se dirige a solucionar los problemas y los costos de la extraedad, producida por razones como la pérdida de varios años o los cambios de establecimiento educativo, en muchos casos como consecuencia del desplazamiento.

El programa se dirige a jóvenes entre los 9 y 15 años quienes, para ingresar, deben saber leer y escribir. La Aceleración del Aprendizaje es formal y presencial, con la orientación de un profesor en el aula.

Muchas veces, por rebeldía o por miedo a que no sean comprendidos dentro de la educación formal, los jóvenes prefieren no volver a las instituciones educativas. Sin embargo hay varios casos en que los intereses de los muchachos se han despertado nuevamente.

Se trata de un programa con contenido de Básica Secundaria desarrollado en los grados sexto a noveno y con profesor en el aula. La edad de los participantes oscila entre los 12 y los 17 años; se desarrolla en 42 módulos, cuenta con una biblioteca y un laboratorio que complementan y facilitan el aprendizaje.

Parte del éxito del programa radica en que se realiza en sitios estratégicos de convergencia, para atender estudiantes de distintas veredas, y con tal acogida que se proyecta su ampliación a los grados 10 y 11, de manera gradual, con el fin de atender la solicitud de estudiantes y padres de familia.

Así lo afirma Alba Marina Rodríguez, rectora de las cinco escuelas PER en Choachí (Cundinamarca). "Debo decir que me siento orgullosa, especialmente del trabajo realizado por los coordinadores de estas instituciones. Son personas comprometidas, mujeres pilosas, organizadas, que mueven a la comunidad y saben lo que están haciendo".

Allí han conformado una junta entre docentes y padres de familia de las cinco instituciones, con el fin de socializar los resultados y lograr un manejo correcto de los recursos propios. Los programas rurales combaten el desempleo y propician el desarrollo regional.

Observar los videos, leer las guías y escuchar la explicación del profesor son suficientes para aprender rápido y bien. Así lo siente Yury Rojas estudiante de octavo grado en el colegio Telesecundaria, en Guasca (Cundinamarca).

Para ella, el hecho de ser pocos alumnos facilita el proceso a la vez que le parece divertido el acento mexicano que aflora en algunos de los videos y el reconocimiento de una cultura distinta, pues México es el país que produce y graba estos programas.

El programa es formal y presencial, cuenta con la orientación ágil y acertada de un profesor en el aula, quien conoce las guías y los módulos de aprendizaje diseñados para los alumnos. El programa se desarrolla para los grados sexto a noveno y el aula de clase siempre tiene un televisor, un VHS y los respectivos casetes, organizados en bibliotecas con todo el material impreso o textos guías.

Ronald Perilla es uno de los líderes más destacados del proyecto SAT en el municipio de Machetá (Cundinamarca). Él sabe de casi todo y habla de todo. Conoce muy bien el proceso de la granja, tanto en la parte agrícola como en la pecuaria. Unido a su liderazgo, tiene una conciencia social que le hace insistir en la importancia de compartir los conocimientos adquiridos con los campesinos de todas las veredas que no han tenido acceso al programa.

En la granja integral tienen cabras, conejos, cerdos, lombrices, peces y ganado. Son aproximadamente 115 alumnos, en su mayoría entre los 12 y los 17 años. "Entre semana, jueves y viernes en la mañana, tomamos cursos de agricultura y veterinaria que da la Umata. Los fines de semana tenemos clases de bachillerato común y corriente en las que aprendemos la técnica".

El SAT se desarrolla de manera semipresencial y está dirigido a jóvenes trabajadores que desean terminar sus estudios; emplea una metodología que facilita la integración de la educación con el trabajo.

En Cundinamarca se promocionó una modalidad particular: que los mismos docentes licenciados, que trabajaban en cada municipio se prepararan para llevar a cabo el programa.

Por lo general los campesinos adultos que se inscriben a este programa están ávidos de saber. Son personas mayores que han encontrado una forma de disminuir los índices de analfabetismo y que logran superar las dificultades propias de un aprendizaje tardío.

En él todos quieren iniciar o complementar sus estudios suspendidos hace varios años por lo general por razones económicas. La metodología que se ha diseñado responde a esto y por ello es abierta, flexible y en la que pueden avanzar de acuerdo con sus posibilidades.

Aquí, un tema clave también es la integración entre la educación y el trabajo. Los alumnos avanzan a su propio ritmo, acompañados de un profesor-tutor. Al ingresar realizan una prueba diagnóstica que permite ubicarlos en alguna de las cinco etapas: Desarrollo de destrezas de lectoescritura o alfabetización; Fundamental, equivalente a la básica primaria; Complementaria o básica secundaria; Áreas básicas de interés, que incluye contenidos de la básica secundaria y Áreas avanzadas de interés, o media.

cundinamarca; programa;proyectos;educación rural; PER; experiencias; cobertura; calidad;modernización;Cundinamarca;poblaciones;escuela nueva;preescolar;padrres e hijos;zonas rurales;alianzas;estratégicas;telesecundaria;aprenizaje tutorial;SAT;Cafam:
Mapa del sitioQuienes somosCondiciones de uso¿Como navegar?Contáctenos
Poblacion con necesidades especiales
Población Étnica
Población joven y adulta iletrada
Población rural
Sin Frontera
Afectada por la violencia
Especiales
Medio Ambiente
El Quijote:400 años
Portafolio