Docentes y Directivos de BásicaEstudiantes básicaFamilia y ComunidadInvestigadoresEstudiantes SuperiorDocentes y Directivos de Superior
ChatCorreoDisco duroForo> Contáctenos
Diversidad y Equidad
Informacion General
La educación secundaria escolarizada llega al campo

En un país de grandes contrastes y de desarrollos desiguales como Colombia estos se hacen más evidentes en la diversidad de su ruralidad. En la década del 80 las expectativas de estudio, para la mayoría de los alumnos rurales, eran sólo hasta tercer grado de educación básica primaria.

Esta realidad tenia su origen, primordialmente, en la limitada expectativa de los padres frente a la educación de sus hijos, el mínimo interés de las comunidades por considerar la educación como el espacio para asumir nuevas oportunidades de cambio, las dificultades socioeconómicas y la necesidad de mano de obra para las familias.

Por otra parte, los desarrollos educativos no respondían a las necesidades educativas, ni a las condiciones de dependencia y pobreza de las comunidades rurales. La educación no era protagónica, no contribuía a superar las carencias de la población rural, la gestión en el campo era ineficiente, faltaban escuelas que ofrecieran la primaria completa, había ausencia de políticas que potenciaran el diseño de modelos educativos flexibles en secundaria rural y los procesos de aprendizaje eran pasivos.

Asímismo, las escuelas rurales no respondían a la movilidad temporal de las poblaciones, la pertinencia entre el currículo y el contexto local era poco significativa, sumado a los repetidos fracasos escolares de los alumnos, los cuales se debían en ocasiones a las frecuentes ausencias a la escuela y a las insuficientes metodologías flexibles que tuviesen en consideración las ausencias de los alumnos en tiempos de cosecha ofreciéndoles la oportunidad de permanecer en el sistema educativo.

Consecuente con las necesidades de fortalecer la atención a la población rural, el Ministerio de Educación Nacional, en las dos últimas décadas, ha ejecutado proyectos educativos con énfasis en la población más vulnerable del país, especialmente de las áreas rural y urbano-marginal, como punta de lanza para la gestión y desarrollo de modelos educativos flexibles.

Éstos proyectos han contribuido a disminuir la inequidad, favorecer la formación de niños y jóvenes que provienen en su mayoría de familias de escasos recursos en alto riesgo y han demostrado la incidencia de la educación en los avances de las comunidades, en su capacidad para responder a las realidades del presente y abordar un futuro lleno de transformaciones, donde la pobreza y la dependencia pueden ser modificadas a partir de procesos educativos.

En 1989, el Ministerio de Educación Nacional, ejecutó el "Plan de Universalización de la Educación Básica Primaria", con el apoyo del Banco Mundial, dirigido a mejorar la calidad y el acceso educativo en el área rural. La universalización de los alumnos significó un progreso extraordinario en el ámbito educativo, también generó gran expectativa en los alumnos frente a la necesidad de continuar sus estudios hasta noveno grado.

La Constitución Nacional de 1991, enmarcó esta expectativa como un mandato nacional, obligatorio y gratuito, la Ley General de Educación 115/94 recogió esta exigencia constitucional y reafirmó la obligatoriedad de la educación básica hasta noveno grado.

Darle cumplimiento al mandato constitucional y viabilizar el acceso de los niños y jóvenes a los diferentes niveles educativos era un reto nacional, requería cambiar la concepción de educación básica, el enfoque, la metodología, las estrategias pedagógicas, la gestión y organización escolar, los ambientes de aprendizaje, los recursos educativos y los procesos de capacitación docente.

Era preciso diseñar un modelo educativo de secundaria rural donde los alumnos tuvieran una oportunidad diferente de acceder a la construcción de su propio conocimiento, de recuperar la alegría de aprender y completar su educación básica hasta noveno grado. Éste debía, además, tener la fuerza para motivar el reintegro de niños y jóvenes que estaban fuera del sistema educativo, asegurar no solo su regreso a las aulas sino su permanencia en ellas y fortalecer espacios diferentes de trabajo de los docentes.

Los diagnósticos presentados por los diferentes países en la reunión multinacional de la OEA en 1988, fueron analizados por especialistas, quienes identificaron diversos problemas en el ámbito educativo, especialmente referidos a la limitada atención de poblaciones vulnerables provenientes de los sectores rurales y urbanos-marginales.

Falta de oportunidades educativas para continuar la educación básica secundaria, desarticulación de la educación formal con el mundo del trabajo, ausencia de investigación educativa, currículos descontextualizados de la realidad local, escasa formación docente y limitada atención a la organización de la institución escolar, fueron las conclusiones del diagnóstico.

En el año 1990, el Ministerio de Educación Nacional inició el desarrollo del Proyecto Multinacional de Educación Básica - PRODEBAS. Esta iniciativa multinacional fue auspiciada por la OEA en el marco del Programa Regional de Desarrollo Educativo - PREDE, en 22 países latinoamericanos.

Fue así como un equipo del Ministerio de Educación Nacional realizó durante cinco años un proceso de investigación a partir de cuatro innovaciones educativas en el diseño de estrategias pedagógicas para niños trabajadores, el desarrollo de currículos adecuados a la población, teniendo como énfasis el rendimiento académico y el desarrollo personal de los alumnos, los modelos de aula abierta, autogestionada y el trabajo por proyectos, para básica primaria en urbano-marginal.

En educación secundaria rural la investigación se adelantó en cuatro innovaciones educativas en: el municipio de Pamplonita, Norte de Santander; Fómeque, Cundinamarca; Colonia Escolar La Enea, Caldas; y en el municipio de Balboa, Risaralda, dirigidas a diseñar un modelo de educación básica secundaria rural.

Las innovaciones se desarrollaron en los más diversos contextos, varias de ellas rodeadas de factores agudos de violencia, con poblaciones en alto riesgo, totalmente desfavorecidas desde el punto de vista educativo y socioeconómico, lo que significaba retos aún mayores para responder a las necesidades educativas de alumnos, docentes y comunidad, además de la importancia de generar estrategias de replicabilidad a partir de las experiencias demostrativas.

Para definir el modelo de educación secundaria rural la investigación partió de referentes teóricos sobre construcción del conocimiento, innovación educativa, relación teórico-práctica, autogestión, ambientes educativos, evaluación, autonomía, participación, diversidad de agentes educativos y la integración a la comunidad.

Fue necesario definir estrategias participativas flexibles, espacios y ritmos de aprendizaje, manejo de tiempos escolares, horarios y la vinculación de la comunidad como agente educativo, todo esto a partir de diferentes formas de conocimiento acordes a sus características culturales y su sistema productivo local.

Los resultados de la investigación fueron sistematizados y evaluados, a fin de identificar elementos básicos para el diseño del modelo de Postprimaria Rural. El énfasis se centró, en presentar cambios cualitativos relevantes en los procesos de cobertura, calidad, equidad, estrategias pedagógicas, articulación con el contexto, concertación interistitucional e intersectorial y un fuerte impacto de la educación básica secundaria en las transformaciones de la comunidad.

La "Postprimaria" estimula el trabajo con proyectos pedagógicos y proyectos pedagógicos productivos, integra procesos de educación formal, no formal e informal, fortalece ambientes de aprendizaje, autogestión comunitaria, sinergias entre establecimientos educativos, instituciones sectoriales e intersectoriales, como una respuesta de educación básica secundaria rural dirigida a fortalecer el aumento de la cobertura, en el marco de la equidad y la calidad.

Para facilitar el acceso de los alumnos de las diferentes veredas a la educación básica secundaria, fortalecer la formación docente y articular el desarrollo de proyectos educativos y culturales entre las diferentes comunidades, se definió la estrategia de trabajo en red, lo cual privilegió el desarrollo de acciones cooperativas, integradas y articuladas entre las escuelas.

Desde su inicio el modelo se caracterizó por un enfoque participativo y dinámico de las familias y las comunidades, quienes concluyeron que un mayor nivel educativo de sus hijos determinaría un cambio radical en sus comunidades y un mejoramiento en la calidad de vida.

La comunidad se ha enriquecido como un espacio de aprendizaje, gracias a la interacción de proyectos que la articulan en una práctica vivencial, teniendo en cuenta la realidad de la comunidad rural y facilitando la integración de espacios educativos formales, no formales e informales.

Se enfatizaron los aprendizajes pertinentes, generando un currículo adaptado a las necesidades y contextos locales, articulado con estrategias pedagógicas y materiales educativos, para facilitarle al docente atender varias áreas en un mismo grado.

La capacidad de respuesta y la contextualización del modelo de Postprimaria en las comunidades, es expresión del concepto renovado de educación básica, él cual ofrece estrategias de desarrollo educativo, personal y social, a la vez que articula la institución educativa, la familia y la comunidad, y dimensiona posibilidades de impacto, especialmente en poblaciones de alto riesgo.

El objetivo del Gobierno Estudiantil es promover el desarrollo de valores fundamentales como la solidaridad, el compañerismo y la responsabilidad, enmarcado en procesos de autonomía y liderazgo como parte del componente de Organización, Administración y Gestión. Este componente fortalece el diseño del Proyecto Educativo Institucional - PEI, la construcción del manual de convivencia, alianzas, procesos de coordinación, organización de la institución, administración de los recursos y manejo de espacios escolares.

Las diferentes innovaciones pedagógicas, están enmarcadas en el componente pedagógico, inspiradas en pedagogos nacionales e internacionales. Estas innovaciones han permitido potenciar el desarrollo del pensamiento, donde "aprender a aprender" se evidencia en el quehacer diario de alumnos y docentes de Postprimaria y en las actividades identificadas para la construcción de sus propios aprendizajes significativos.

Este componente parte de la definición de estrategias, fundamentos pedagógicos, fines, objetivos de la educación básica, áreas obligatorias y fundamentales, proyectos pedagógicos y estándares básicos de cada competencia, donde se ha definido lo que un alumno debe: "saber y saber hacer", de acuerdo con el grado académico, los indicadores de logro, los procesos de evaluación y la promoción.

Asimismo, desarrolla de manera planificada los proyectos pedagógicos como una actividad dentro del plan de estudios, y capacita al alumno en diversas temáticas para la solución de problemas cotidianos. Facilita la correlación, integra conocimientos, habilidades, destrezas, actitudes y valores, en el desarrollo de diversas áreas, así como la experiencia de saberes que han sido acumulados por el alumno.

Pero educar a niños y jóvenes de las áreas rurales, quienes por diferentes circunstancias han llegado sólo hasta el quinto año de educación básica, con dificultades de lecto escritura y matemática, carencias económicas, un alto nivel de violencia o se encuentran en situación de desplazamiento, ha requerido propiciar estrategias pedagógicas y metodológicas que evidencien los saberes previos de los alumnos, les facilite el abordaje de procesos activos de pensamiento y les permita construir su propio conocimiento con el apoyo del docente como un facilitador del proceso de aprendizaje y la ayuda de otros agentes educativos de la comunidad.

El modelo de Postprimaria desarrolla también el componente de proyectos pedagógicos productivos, el cual es parte de la estructura del currículo y debe fortalecer de modo transversal los procesos educativos. Está dirigido a vincular la teoría a la práctica en espacios reales y vivenciales, donde el aprendizaje de técnicas y métodos de producción son guiados por personas e instituciones del ámbito local y regional.

Es fundamental que los proyectos pedagógicos productivos sean realizados a partir de las necesidades escolares y comunitarias y reflejen el sentir colectivo. La acción pedagógica debe ser valorada como el desarrollo de la capacidad del alumno para participar en la interpretación y producción del conocimiento de una manera activa, relacionada con sus pre-saberes, donde la observación y la práctica está referida a la resolución de problemas, que le dé a los alumnos sentido de pertenencia con su comunidad.

Se prevé la generación de alternativas que le brinden a los alumnos prácticas pedagógicas de sus procesos de aprendizaje, a los docentes oportunidades de mejorar su quehacer educativo, y a la comunidad posibilidades de plantear nuevas e innovadoras estrategias de apoyo a la institución escolar, a través de proyectos pedagógicos productivos con sentido de pertenencia, para integrar su trabajo, interactuando con extensionistas agrícolas, promotores de salud y otros profesionales comunales que redimensionen el aprendizaje más allá del aula. De esta manera se logra superar las barreras del aula y hacer participe a todo el entorno social, al tiempo que está beneficiando de los logros académicos y técnicos alcanzados.

Esta participación de la escuela y la comunidad, constituye un beneficio general en el fomento de la autogestión, gracias a la vinculación mutua, donde la comunidad asume un papel de agente o promotor de su propio desarrollo educativo y la escuela se enriquece de los conocimientos prácticos de la comunidad.

Satisfacer expectativas comunitarias y necesidades básicas de aprendizaje requiere acciones para mejorar los ambientes familiares, comunitarios y articular la educación básica con el contexto socioeconómico.

La interacción y la participación comunitaria, en el marco del componente Comunitario, aporta diferentes elementos para su desarrollo en relación con la familia, las organizaciones comunitarias, los procesos educativos formales, no formales e informales, a fin de garantizar la participación democrática y la convivencia pacífica en la escuela y la comunidad.

El reto inicial de finalizar la educación básica en niños y jóvenes del país requiere la necesidad de brindar a los alumnos oportunidades para continuar la educación media y fortalecer sus aprendizajes en competencias laborales generales, para la posterior vinculación a la vida activa productiva en algunos casos y, en otros, para continuar sus estudios superiores.

El Ministerio de Educación Nacional, desarrolló con la Universidad de Pamplona, una propuesta de educación media académica rural, para darle continuidad -especialmente a los alumnos de los modelos de Postprimaria y Telesecundaria- hacia los grados décimo y undécimo.

El diseño estuvo determinado por principios y teorías que orientan la formación escolar en diálogo pedagógico, rescatando la actividad productiva como uno de los referentes más importantes para la configuración de escenarios pedagógicos que harán posible el cumplimiento de los propósitos de formación integral del ser humano en todas las dimensiones.

Esta propuesta educativa se encuentra actualmente en pilotaje en seis departamentos del país, validando las estrategias pedagógicas que han sido diseñadas para orientar a los alumnos en la identificación y la construcción de intereses y necesidades de aprendizajes planteados en la práctica cotidiana de la vida misma, en sus contextos particulares, globales e históricos y en la construcción de interpretaciones, explicaciones y respuestas a sus propias demandas de conocimiento.

 

poblaciones;población rural;postprimaria;posprimaria;modelos educativos;artículo;educación básica secundaria;proyectos pedagógicos productivos;educación media;proyectos pedagógicos productivos
Mapa del sitioQuienes somosCondiciones de uso¿Como navegar?Contáctenos
Poblacion con necesidades especiales
Población Étnica
Población joven y adulta iletrada
Población rural
Sin Frontera
Afectada por la violencia
Especiales
Medio Ambiente
El Quijote:400 años
Portafolio