¿Cómo gestionar las emociones en familia?

Por: dimora
foto de una familia cenando

Luego de un año atípico, en el que poner mayor atención a las emociones fue un tema de primer orden, es momento de hacer un balance sobre los aciertos y retos que nos quedan, reconociendo que somos seres humanos capaces de adaptarnos para lograr el estado de bienestar más adecuado para cada uno.

Es por ello por lo que, al faltar solo una semana para finalizar este particular año 2020, desde el Portal Colombia Aprende les proponemos algunas recomendaciones que serán de ayuda para aceptar que, si bien cambiamos de año, los retos y las readaptaciones van a continuar.

En consecuencia, resultará muy pertinente tener a la mano herramientas que nos ayuden a poner en práctica lo aprendido y a hacer del espacio compartido un mejor lugar para estar, gracias al manejo adecuado de las interacciones con otras personas.

Recordemos cuáles son las emociones que experimentan los seres humanos

Aunque varios estudios señalan que las emociones humanas llegan a 27 categorías, las que mejor reconocemos son: alegría, confianza, miedo, ira, sorpresa, asco, tristeza, amor y remordimiento. ¿Quiere conocer el mapa de las emociones?

¿Cómo gestionar las emociones en familia?

El Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana, plantea que el hecho de permanecer por más tiempo juntos en casa trae consigo una dinámica, que bien orientada puede fortalecer la convivencia, educar en las emociones y crear estrategias que permitan su manejo adecuado. “La gestión de las emociones se define como la forma en que podemos ser más conscientes de nuestras emociones, identificar lo que sentimos, aceptarlo y moderar la respuesta ante estas”, así lo explica Lina Estupiñan, profesora del Instituto de La Familia.

¿Cómo manejar las emociones con los niños?

¿Hay algo por reprimir? ¿Es tiempo para guardarse lo que se siente?

No, si se expresa de manera adecuada. Las emociones no son ni buenas ni malas, son solo emociones y cada una tiene un propósito. El miedo nos moviliza hacia la acción y la protección, mientras que el asco nos protege de infecciones y riesgos para la salud, por citar solo un par de ejemplos.

De acuerdo con los expertos de la Universidad de la Sabana, cada emoción tiene una competencia adaptativa, necesaria para asumir las situaciones externas y explorar en los recursos personales que se tienen, en beneficio de nuestra salud emocional. Algunas orientaciones que pueden aportar para la gestión de las emociones en familia se relacionan con los siguientes aspectos:

  • Aprender a identificar cada tipo de emoción y la forma en la que reaccionamos desde los campos fisiológico (respuesta del organismo), cognitivo (pensamientos) y conductual (formas de actuar).
  • Reconocer las propias emociones y compartirlas en familia para reflexionar sobre la forma en las que se han externalizado, es útil para aprender a gestionarlas.
  • Validar las acciones que cada uno realiza en beneficio de la convivencia familiar.
  • Establecer en familia las estrategias que pueden abordar cuando se generen situaciones de tensión emocional. Por ejemplo: señalen cuáles son las situaciones que generan conflicto en el hogar (labores domésticas, cuidado de los niños, economía familiar, entre otras) y concilien acuerdos para distribuir tareas, confirmando que cada uno tiene claridad en su desarrollo, que la distribución sea equitativa y se asignen de acuerdo con las capacidades de cada persona. Sentir que todos aportan fortalece la armonía familiar.
  • Identificar áreas de conflicto: algunos espacios de la casa pueden ser propicios para la confrontación. Ante esto, puede acudir a estrategias de regulación emocional, como el semáforo de las emociones, explicando que el rojo significa parar e identificar la emoción; el naranja, reflexionar sobre lo que se está sintiendo; y el verde, actuar con más tranquilidad.
  • Jugar es una buena opción. El juego puede ser de tipo competitivo y por equipos. Este permite desarrollar en la familia habilidades como el trabajo colaborativo, el liderazgo, la toma de decisiones y la tolerancia a la frustración y a la pérdida.
  • Promover la comunicación asertiva: es importante enseñarles a los hijos que podemos expresar nuestras diferencias, con respeto. De ahí la importancia de saber comunicar lo que sentimos.

Fuentes:

https://www.eltiempo.com/salud/el-ser-humano-puede-sentir-27-emociones-…

https://www.unisabana.edu.co/portaldenoticias/al-dia/como-gestionar-las…

 

Foto tomada de https://vitaliv.app/cocinar-en-familia-cuando-tu-estas-a-dieta-y-tu-fam…